Friday, October 01, 2004

 

La guerra al terrorismo

¿Se está peleando contra un enemigo invencible? Definitivamente no. Mucho del escepticismo que hay en el mundo ha sido creado por la prensa internacional. Día a día vemos los titulares de todo el mundo resaltando cuantos muertos hubo en Irak, cuantas protestas se realizaron en contra del “demonio” Bush o que fue lo que dijo Chirac en contra de EEUU. Pero hay muchas cosas que no se dignan ni siquiera a mencionar; como dónde es que está operando la mal llamada “insurgencia”: En el triángulo sunita; el resto del país está en relativa calma. Además, ¿Se les puede llamar “insurgencia” a un montón de bandidos, asesinos y extranjeros que ruegan para que reine el caos en Irak para poder crear un estado como el Talibán de las cenizas y volver a horrorizar a millones de personas? No lo creo. Para mí no son más que terroristas.
El camino es muy difícil, no hay que negarlo, y puede que la administración de Bush haya cometido errores en este camino, pero esto de ninguna manera se puede negar la necesidad de esta lucha.
Hubo quienes pensaron que luego de la Segunda Guerra Mundial, bajo la amenaza comunista y con una Europa destruida económica y moralmente, la democracia nunca prosperaría. Se equivocaron. Pensaron lo mismo de Japón. Se equivocaron. Hubo quienes decían que Corea del Sur nunca llegaría a desarrollarse a lo que es hoy en día. Se equivocaron. Y fue esa misma clase de escépticos que provocaron los fracasos en Vietnam y Somalia. En Vietnam se escudaban en la defensa de la “paz” y la vida de los vietnamitas. Hicieron ver a los EEUU como un ejército agresivo y asesino. Pero la realidad era y es otra. Para la victoria de Ho Chi Min en Vietnam del norte, al menos 100000 personas fueron enviadas a cambos de concentración. Y para la retirada del ejército americano del sur se supo que la victoria del Viet Cong allí significó la muerte de decenas de miles por ejecuciones, el envió de más de 100000 de personas a campos de “re-educación” y el desplazamiento de más de un millón. Peor aún, el comunismo se expandió a Camboya y Laos, provocando desastres en este primero que parecían inimaginables, que hasta el más rábido anti-americano condenaría.
Fue la falta de determinación que hubo para afrontar esas crisis que llevó a los EEUU al fracaso.
El enemigo que tenemos en frente hoy en día es mil veces más terrible que el comunismo o el fascismo, porque este no busca destruir la individualidad y libertad sino a todo lo que valoramos en este mundo. Hemos visto que cuchillos y navajas son armas de destrucción masiva en las manos de estos asesinos. Hemos visto su crueldad y su odio infinito, no por EEUU como muchos quisieran pensar, sino por todos los que valoramos una vida libre y tolerante. Los Islamo-fascistas buscan destruir nuestra forma de vida.
El único lenguaje que entienden estos tipos es el de los Tomahawk. No existe el diálogo. Para ellos no existe la paz. Su fin es la destrucción total de sus enemigos, no la búsqueda de un beneficio. Si el mundo no toma una decisión firme contra este mal, el problema se hará aún mayor, el ejemplo claro está en Rusia. El mundo no puede esperar otro Beslan u otro 11 de Septiembre.
Mientras que EEUU encabece la lucha en forma determinada, y espero que continúe haciéndolo, la victoria es posible. Tienen mucha razón las palabras de Zell Miller: “…el mundo no puede darse el lujo de tener un EEUU indeciso.”
Zell Miller, Senador Demócrata por el estado de Georgia, está apoyando a Bush en las elecciones en EEUU. Fue orador en la Convención Nacional Republicana, y su discurso vale la pena leer:
http://www.neoliberalismo.com/zell.htm

Comments: Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?