Monday, August 16, 2004

 

Santa Cruz y Bolivia

Tómense el tiempo de leerlo y opinar al respecto.

Pensar en Bolivia como una magnífica nación es algo muy ingenuo. Tras el referéndum y el 6 de agosto nos hemos cansado de escuchar maravillas sobre lo sólida que es nuestra nación. ¿Sólida? ¿Realmente podemos pensar que nuestra nación tiene la solidez de países como Australia, U.S.A. y Canadá? Imposible. Aunque tengamos más o menos la misma edad, en general somos colosalmente diferentes. Y no lo digo porque sean de origen inglés y nosotros latinos, sino por otro factor tal vez mucho más importante. No creo realmente que un inglés o un alemán sean mejores que los latinos solo por el color de la piel, nunca lo he pensado así y me parece que es una forma muy triste de ver la realidad si es que alguien así lo hace. El punto que hay que analizar, es la forma en que los ingleses primeramente llegaron a ese nuevo mundo y como los españoles lo hicieron. Los ingleses o estaban escapando de persecución religiosa, o simplemente zarparon para buscar un nuevo hogar. Llegaron a las nuevas tierras para fundar un nuevo país. Llegaron con poco, pero con lo mejor de sí. Sabían que su viaje era solo de ida. Jamás volverían a Europa. A los ingleses en poco tiempo se les sumaron franceses, holandeses, alemanes, italianos, escandinavos… en fin, gente de todas partes de Europa que llegaban a esas tierras en iguales condiciones. Más tarde llegaron hispanos y asiáticos, con propósitos semejantes: Buscando un lugar donde vivir. Obviamente existió el rechazo (y sigue existiendo en pequeña medida) a nuevos grupos de personas que llegaban, pero eso no significó un problema insalvable a la larga porque todas estas personas buscaban un lugar donde puedan vivir en plena libertad; y así se formaron las sociedades que conocemos hoy en día, a cientos de años luz de nosotros para resumirlo.
En cambio, a Latinoamérica llegó un grupo muy diferente de personas, con objetivos totalmente distintos. Mientras que el inglés llegaba a quedarse, y en muchos casos escapándose, apreciaba enormemente a la tierra a la que había llegado; el español llegaba para robar la mayor cantidad de riqueza que podía y volver a España. Sólo quería hacerse rico rápidamente. Los hijos de españoles (criollos) mantenían la misma mentalidad, tampoco eran grandes amantes de la tierra y sus aspiraciones de libertad eran más bien motivadas por su resentimiento a los españoles representantes de la corona que tomaban posiciones de poder deseadas por los criollos. Los indígenas eran totalmente excluidos de la sociedad, habían sido despojados de sus tierras, totalmente olvidados e incluso semi-esclavizados. Los mestizos eran hijos bastardos de soldados españoles y mujeres indígenas, rechazados por unos y por otros. Los pocos verdaderos americanos parecieron haber muerto en las guerras de independencia, y dejaron a nuestros países a ser formados por oligarquías “blancas” con mentalidad corto placista, ladrona y racista; indios desterrados ignorantes y excluidos; y mestizos que no se identificaban para nada con las emergentes naciones.
Con una sociedad formada así no podríamos esperar que surja una gran nación.
Y de nuevo vuelvo a resaltar que es de mayor valor aprender de Estados Unidos, que dedicarse a odiarlo. ¿Cuál es la mayor riqueza de los Estados Unidos? Su gente. Personas de todos los rincones del mundo que llegaron a ese país para empezar una nueva vida que en otros lados no podían alcanzar. También a algunos países latinoamericanos llegaron inmigrantes de Europa y Asia y tuvieron un impacto muy importante en su historia (Argentina, Chile).
Estuve tratando de encontrar si algo similar a lo que sucedió en aquellos países sucedió en Bolivia, y llegué a la conclusión, y a mi sorpresa, de que viene pasando desde hace varias décadas. Pasa en Santa Cruz. Santa Cruz es lo mejor de Bolivia, y la mayor expresión de bolivianidad, aún cuando algunos crean que las aspiraciones orientales de liberalismo están basadas en racismo e irracional separatismo. Desde hace ya varias décadas cientos de miles Collas (mestizos, indios, blancos, etc.) han emigrado desde occidente a Santa Cruz buscando una nueva tierra donde vivir, vienen con poco, a algunos cruceños les pueden parecer odiosos y a veces cochinos, pero vienen con lo mejor de sí; vienen a buscar una tierra que les de oportunidades, una tierra que puedan llamar suya. A ellos hay que añadir, en menor medida claro, gente de otras partes de Bolivia e incluso italianos, japoneses, alemanes, argentinos, brasileros, judíos, etc. No hay que pensar en las actitudes de racistas de algunos como una generalización de rechazo a lo extranjero, es una reacción natural en contra de lo nuevo y diferente. Las oportunidades que bolivianos encuentran en Santa Cruz no las encontraron en ningún otro lugar de Bolivia. En ellos radica la fortaleza de Santa Cruz. Santa Cruz es más grande, más rico y más diverso que ninguna otra ciudad en miles de kilómetros a la redonda gracias a lo que cientos de miles de migrantes trajeron a esta ciudad. Esa mentalidad de trabajo se arraigado en todos los cruceños y han convertido a la ciudad en el polo de desarrollo más importante del país.
¡Diversidad étnica y cultural! recuerden esa frasecita: “Bolivia multiétnica y pluricultural” que tanto le hacen propaganda aquí y en otros lados del mundo, me parece que está orientada en el mal sentido ya que esa visión es la que divide. La realidad es que todos los seres humanos buscan su bienestar y libertad. Si existe libertad, su identidad será respetada y por más diversa que sea una sociedad, cultural o étnicamente, siempre se mantendrá cohesionada. La libertad va más allá de poder expresarte libremente; también abarca lo económico, lo cual es de igual importancia que la expresión. No me quedan dudas que Santa Cruz es la máxima representación de la libertad en Bolivia. No es un lugar perfecto, seguimos siendo pobres, hay mucho por hacer, pero creo que ya hemos avanzado, aunque sea un poquito, en la dirección correcta. Por eso no tenemos que dejarnos amedrentar con los rechazos de ciertos sectores cada vez pedimos algo por nuestra tierra y mucho menos tenemos que dejarlos hacernos sentir culpables por hacerlo. No nos dejemos engañar. Trabajar por Santa Cruz es trabajar por Bolivia y alcanzar mayor libertad y descentralización será para el bienestar de todos.

P.D: Nunca se olviden de la frase: “EL CAMBA NACE DONDE QUIERE”

Comments: Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?